EL ADOBERO RADIO

9 de agosto de 2016

QUERÉTARO BARROCO. EL MESÓN DE SANTA ROSA.

Heraldo de Navidad

 Continuaremos en el presente artículo compartiendo con ustedes algunos recuerdos de las casonas que se encuentran en el entorno de la Plaza Mayor.

Ahora con el Mesón de Santa Rosa.



HISTORIA:

Este edificio que ocupa el Mesón de Santa Rosa se encuentra ubicado en el portal que se ubica al oriente de la Plaza Mayor, al que antiguamente se le llamó Portal Quemado.

Heraldo de Navidad 
La ubicación exacta está en el extremo sur oriente, que conforman la Av. Pasteur y el andador Libertad hacia el oriente (antiguo Callejón de Don Bartolo), como se aprecia en la parte superior derecha del plano anterior correspondiente al año de 1796.

Los edificios que a la postre fueron integrados por el Portal Quemado, fueron construidos entre los años 1750 a 1760.

La historia de este mesón va muy de la mano en similitudes con la historia de Santiago de Querétaro.

Callejón de Don Bartolo,                                                                      El Adobero

Muy cercano al camino real, sobre la vera del camino que llevaba hacia la Haciendas de Callejas y a la Hacienda de Carretas, y el callejón que entroncaba con el camino real más hacia el oriente.

Querétaro fue desarrollándose aceleradamente debido, principalmente, a que se convirtió en un punto de encuentro entre las rutas del Camino Real, que unían a la ciudad de México con los ricos minerales del centro del virreinato: Guanajuato, San Luis Potosí y Zacatecas, y también con la ruta hacia las ricas tierras del bajío y Michoacán.

 
Google images

La forma de viajar, de las mercancías y los productos por un lado, mediante las recuas y los arrieros, con carretas jaladas por grandes bueyes y las mulas de carga con las maderas para construcciones y sacos con los ricos minerales de las minas, así como el traslado de personas mediante carretas o diligencias, hicieron necesario que en algunos puntos del camino se crearan alojamientos.

En estos alojamientos, que en un principio se daban en algunas incipientes haciendas en la periferia de la ciudad, como lo hacía Fray Sebastián de Aparicio en la que sería la Hacienda de Carretas, al trasladar la plata proveniente de Zacatecas y Guanajuato, se atendía tanto a las bestias en las trojes donde se almacenaban las herramientas de labranza y la pastura de los animales, como a las personas y en el mismo espacio se les daba “cristiano albergue” a ambos viajeros.

Con el paso del tiempo y conforme fue creciendo la importancia de estos mercaderes y dueños de las recuas y carretas, y para dar la adecuada atención a estos personajes y a los viajeros, se crearon los primeros mesones y posadas.

En estos establecimientos ya se tenían unas mejores condiciones, alojando en cuartos adecuados a las personas y en las caballerizas y corrales, con el debido costo extra, a las bestias.

Colección Sergio Arellano 
El primer mesón de la ciudad fue el “Mesón de Santa Rosa” y funcionó hasta principios del siglo XX, durante casi doscientos años. Era muy visitado por los viajeros de la Sierra Gorda y sobre todo por los comerciantes de Michoacán y Guanajuato.

No era de alarmarse por la presencia de las bestias, burros o mulas,  atadas a las pilastras del portal y sus arrieros descansando y preparando en sus fogones los clásicos “frijoles de arriero” duros, sancochados con cebolla y chile verde adicionados con manteca sobrante de las tripas que se guisaban en el callejón del ciego.

Esto lo convirtió en un importante punto de encuentro que brindaba tanto, habitación a las personas, como caballeriza y corrales a las recuas y carretas. Por supuesto a quienes podía pagar y a los que no, como ha sucedido a través de los siglos y sigue sucediendo hasta la actualidad, los portales alrededor de la Plaza Mayor, y en particular el Portal Quemado, les protegen del frío y de la lluvia, durmiendo anteriormente sobre petates y actualmente sobre cartones, envueltos antes en cobijas y ahora en algunos periódicos. En una cercana convivencia de la opulencia convertida de mesón a hotel y la pobreza de nuestra gente, igual que hace tres siglos.

Se dice que muchos de los viajeros provenían de la Sierra Gorda, aunque mi particular opinión me dice que no era así, ya que para los habitantes de la sierra era más fácil comerciar con las gentes de la huasteca potosina, de Rio Verde y Xilitla que venir hasta Querétaro en una peligrosa travesía por el semidesierto de Peñamiller, Cadereyta y Tolimán.

En la temporada de navidad los arrieros de Michoacán y El Zamorano traían frutas de diferentes tipos para las fiestas, así como ramas de pino para adornar el nacimiento y llenar de hermosos aromas toda la Plaza Mayor.

Queretalia.                                                                         Andrés Garrido del Toral

Siguió funcionando como mesón hasta la primera mitad del siglo XX, cuando ya la ciudad fue creciendo y con la inmigración de la población rural a la ciudad, abrió la oportunidad a su propietario y la convirtió en una vecindad de las que fueron el corazón de los barrios y las costumbres de las clases populares en esta ciudad.

Rafael Camacho Guzmán.                        Google images

Posteriormente, por el año de 1983, siendo gobernador Don Rafael Camacho Guzmán, y de acuerdo a sus instrucciones, dicha vecindad fue clausurada por “insalubre” y su propietario “voluntariamente” vendió su propiedad al Gobierno del Estado, el cual posteriormente, al respectivo y “justo pago”, inició obras de rescate, que realmente fue una intervención de modernización que respetó en muy poco la estructura y espacios arquitectónicos originales, para transformarlo en un lujoso hotel de cinco estrellas, siguiendo un plan de desarrollo turístico que construyó hoteles propiedad del gobierno del estado en La Muralla municipio de Amealco, Concá en el municipio de Arroyo Seco y Jalpan.

 
Google images

En particular en la remodelación del Mesón de Santa Rosa, el gobernador Rafael Camacho Guzmán, aprovechando sus buenas relaciones como líder del STIRT (Sindicato de Trabajadores de la Industria del Radio y la Televisión), invitó a Televisa a trabajar en este proyecto.

Televisa envió a uno de sus productores y a escenógrafos a trabajar en ese proyecto, a un Dr. Barbosa y con él al maestro Jorge Balderas “el Greñas”, los cuales con ese criterio y la pintura que utilizaban en las escenografías de las telenovelas y el cuento de “Cachirulo” se inició la modalidad de pintura a la cal deslavada en los edificios históricos de Querétaro y posteriormente en varias ciudades del centro del país.

 
Google images
Una pintura que antiguamente se preparaba con baba de nopal, a decir de algunos técnicos del INAH, con “cal viva” y colores minerales y en los años 50s y 60s se preparaba utilizando pegamento de “cola” como adhesivo, sustituyendo a la baba de nopal y también por economía.

Ya en la época reciente, se llevaban los nopales a las obras para que el INAH creyera que con eso se preparaba la pintura, pero realmente se hace con resinas acrílicas.

Un hecho probado es que este tipo de pintura, de origen escenográfico, para nada es la mejor solución en la restauración de los monumentos históricos, su poca durabilidad y calidad hace que los monumentos se demeriten y corran riesgos de permanencia.

El paso de los años demostró que los gobiernos en general no son buenos administradores ni buenos empresarios en cuestión de negocios del gobierno, por lo que la administración de estos hoteles fue subrogada a cadenas privadas que actualmente son los que los administran.

El Adobero

Con los cambios de administraciones gubernamentales y de los propios hoteles, en los últimos años, el edificio de este mesón también ha sufrido varios cambios y remodelaciones. Realmente su estructura actual nada tiene que ver con el histórico Mesón de Santa Rosa.


EL ACTUAL MESÓN DE SANTA ROSA

El Adobero 
El “Mesón de Santa Rosa” actualmente es un lujoso hotel de cinco estrellas, al servicio de los más exigentes huéspedes y con una cartera completa de servicios.

 
Google images
Su variedad de 17 suites lo hace un hotel exclusivo con detalles actuales que permiten disfrutar a los huéspedes de un lugar cálido y fresco a la vez.

 
Google images

La gran cantidad de modernizaciones y adecuaciones lo hace un hotel actual y muy lejos de ser un hotel temático con el tema histórico de la ciudad.

Google images 
Cuenta con dos restaurantes y una piscina al aire libre además de una variada cava para satisfacer con sus vinos a los paladares más exigentes.



Éste es un claro ejemplo de lo que se hace, con el afán de la modernidad, sin el debido respeto a la historia de los monumentos.



¡Hasta el próximo adobe!



"PENSAMIENTO POSITIVO"

1 comentario:

  1. RICARDO PANIAGUA PALACIOS10/8/16 11:58

    EXCELENTE MI ESTIMADO Y "VIEJITO" AMIGO

    ResponderEliminar

COMPARTE CONMIGO TUS COMENTARIOS...